domingo, 30 de diciembre de 2012

Las Aguas Interiores de la Pesca Artesanal


LAS AGUAS INTERIORES DE LA PESCA ARTESANAL

 Por Héctor Kol
Chileno

 Presentación ante la Comisión Pesca del Senado de la República
Puerto Montt, 25 de Septiembre de 2012.
 

Antes que nada, quiero agradecer la oportunidad de intervenir en esta Sesión de la Comisión Pesca del Senado aquí en Puerto Montt, en el escenario del crimen, donde por casualidad debo representar a los 17 millones de chilenos que son dueños de los recursos pesqueros sobre los que se debate y del mar desde donde son extraídos, pues ambos son bienes nacionales de uso público. 

Es decir, mi derecho a intervenir en esta discusión deviene únicamente de mi condición de chileno y en consecuencia, tan propietario como ustedes de los bienes señalados. 

Como comprenderán, acá no estamos ni en Caldera ni en Copiapó, tampoco en Iquique y sin embargo, todas las anteriores intervenciones se refieren a los peces (bienes nacionales de uso público) como si estuviéramos al norte del paralelo 41º 28.6’ Latitud Sur. No es así.  

Nosotros estamos al sur de ese punto geográfico, en el inicio de lo que en la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) se define como “las aguas interiores de la república” y desde acá, en Puerto Montt y hasta el Cabo de Hornos, el debate que se refiere a la propiedad de los peces que están en el agua, ya está zanjado por la propia Ley General de Pesca y Acuicultura.
 
 

 En efecto, tal como lo señala la Diapositiva que observan, el Artículo 47º de la LGPA dice explícitamente que la actividad extractiva (es decir, la pesca) es EXCLUSIVA de la pesca artesanal en las “aguas interiores”. Más aún, se debe considerar que antes de ser modificado por la Ley 20.437, este Artículo señalaba que las “aguas interiores” estaban reservadas para la EXPLOTACIÓN EXCLUSIVA de la pesca artesanal. 

Entonces, desde el paralelo 41º 28.6’ al sur, como diría la Doctora Polo, estamos en presencia de un “CASO CERRADO”, si sobre la propiedad de los peces se trata este debate.

Dicho esto, yo podría ir a sentarme tranquilamente a esperar que el debate se limite a decidir la propiedad de los peces que están en el mar al norte del punto geográfico señalado. Al sur de este, ya no hay nada que discutir, pues los peces están asignados y la franja de 5 millas de protección que se reclama es innecesaria en las “aguas interiores”… 

Sin e    Sin embargo, en estas aguas interiores, destinadas para la extracción exclusiva de recursos por parte de la pesca artesanal como lo señala la Ley, se está cometiendo un crimen, un ecocidio, un atentado ambiental y cultural que no he visto presente en ninguna discusión sobre la Ley de Pesca que se cuestiona.
 
 

 

En efecto, como ven en la Diapositiva 2, en estas “aguas interiores” declaradas como de actividad extractiva exclusiva para la pesca artesanal por la LGPA y donde se genera entre el 60 y el 70% de los productos del mar que llegan a las mesas de los chilenos, se ha emplazado la industria salmonera tal como lo ven en esta hemorragia de esferas rojas entre las X y XI Regiones del país, en cada rincón del borde costero que circunda a las “aguas interiores” exclusivas de la pesca artesanal.

¿Por qué? ¿Se le consultó esto a la pesca artesanal? ¿Se le pidió su autorización o su opinión? ¿Qué hace la industria salmonera en las aguas interiores exclusivas de la pesca artesanal? ¿Dónde va a pescar la pesca artesanal? ¿Dónde van a pedir sus Espacios Marinos los Pueblos originarios en el marco de la Ley Lafkenche?

Más aún, en Enero del año 2009, durante el Gobierno de Michelle Bachelet (el más salmonero de los Gobiernos de la Concertación) las aguas interiores exclusivas de la pesca artesanal fueron divididas en Barrios Salmoneros tal como muestra la Diapositiva 3. Polígonos de miles de hectáreas de superficie se extendieron sobre las aguas interiores y el borde costero para facilitar las operaciones de una Industria agónica tras la crisis del virus ISA del 2007-2008.
 

Nada de esto fue siquiera consultado a la pesca artesanal y menos a los ahora 17 millones de chilenos que son los dueños de este bien nacional de uso público. 

Y esta expropiación de un bien de todos se justificó como una necesidad de facilitar un mejor manejo sanitario de una Industria Salmonera sobreviviente apenas por los subsidios estatales que se le han destinado en los últimos 25 años. En otras palabras, se nos expropió un patrimonio natural para salvar a una Industria que sobrevive de lo que hemos pagado de nuestros bolsillos durante un cuarto de siglo.

Por lo demás y a modo de anécdota, debo contarles que cuando mostré estos mapas en el año 2009 en el marco de la resistencia pública contra la Privatización del Mar, mi casa fue allanada y se me quitaron dos computadores con información que aún no me son devueltos… Espero que ahora no ocurra lo mismo.

Pero volviendo al tema, ¿Cuál ha sido el resultado de esta expropiación, de esta división en Barrios Salmoneros de un patrimonio de todos, de las “aguas interiores” de la República? 

 

NINGUNO. Ningún resultado, como ven en esta Diapo 4 que muestra, marcados con íconos verdes, los centros afectados por Caligidosis (es decir, piojos de mar) a Diciembre de 2011 en esta Región de Los Lagos. El copépodo endémico ha resistido todo, incluso la propaganda de la revista MUNDO ACUÍCOLA, siempre ajena a la verdad…

Y en esta Diapo 5 se muestra la situación en Aysén también en el 2011: decenas de centros de producción de salmones cubiertos de Caligus, nuestro criollo “piojo de mar”.
 
 
 
En suma, de los 417 centros de engorda activos al año 2011 que declara Subsecretaría de Pesca, 322 estaban afectados por Caligidosis, esto es, más del 75% de los centros estaban infestados por nuestro patriótico copépodo.

Sería muy interesante saber cómo lo hizo la “resucitada” industria salmonera para producir 450 mil toneladas de salmones en apenas ¼ de los centros que tenía activos. ¿Será parte del “milagro”? No lo sabemos, pero lo que sí sabemos es que esta Resurrección Salmonera, fue una resurrección piojenta… 

Y para combatir al Caligus, miles y quizás millones de litros de pesticidas de la familia de los piretroides han sido usados para bañar a los peces, entre ellos la CIPERMETRINA, de uso restringido en la acuicultura de EEUU y prohibido en la acuicultura de Canadá por sus negativos efectos ambientales y sobre los recursos bentónicos silvestres, especialmente los langostinos. 
 
 

La CIPERMETRINA se usa en la salmonicultura chilena al menos en los últimos dos años y otro pesticida, la DELTAMETRINA, también un piretroide bio-acumulable, se usa al menos durante los últimos 4 años en Chile. 

Pero como ven en la Diapositiva 7, sólo en Agosto de este año se encargaron estudios para determinar los efectos ambientales de lo que se usa al menos desde hace 4 años en la “exitosa y resucitada” Industria Salmonera.


 
Con la irresponsabilidad que la caracteriza, otra vez la Subsecretaría de Pesca y sus genios disparan primero… y preguntan después, tal como ha ocurrido con la contratación de estudios de “capacidad de carga” tras 25 años de la intervención de los sistemas, de las “aguas interiores” de la pesca artesanal y de todos los chilenos.  

Mientras tanto, la desaparición de los bancos de semillas de mitílidos en todo el Mar Interior de Chiloé, la muerte masiva de langostinos en Queilen y otros eventos descritos en la literatura científica como efectos propios del uso de piretroides en la acuicultura, seguirá siendo atribuible en Chile al ingreso de “aguas cálidas” a este sistema marítimo único en el mundo. 

Pero el piojo no es la única de las plagas de Egipto que afectan a la Industria Salmonera. La Diapo 8 muestra la distribución de centros afectados por la enfermedad bacteriana Síndrome Rickettsial del Salmón (SRS) en las X y XI Regiones al año 2011, según los registros de SERNAPESCA.
 
 
 
La DIAPO 9, mientras tanto, muestra los efectos del SRS en un salmón cultivado en Chile, una enfermedad mortal que se aloja en decenas de centros de producción en las X y XI Regiones y por ello surge nuevamente la pregunta: ¿De dónde sacaron los salmoneros la cacareada producción de 450 mil toneladas del año 2011? ¿De dónde van a sacar las no menos cacareadas 600 mil toneladas de salmón que anuncian para este año?


 
Para combatir principalmente al SRS, en Chile se usan cantidades desquiciadas de antibióticos mayoritariamente disueltos en los alimentos que reciben los salmones.  

Esta Diapo 10 corresponde al consumo de antibióticos declarado por MARINE HARVEST en su Reporte de Sustentabilidad 2008 y corresponde a la cantidad de medicamentos que invirtieron por cada tonelada de salmón que produjeron en cada uno de los 5 países que deben soportar a esta empresa.
 
 

Como ven en la Diapo, MARINE HARVEST declara que mientras en Noruega ocuparon, en el año 2007, apenas 0.02 gramos de antibióticos (como “droga pura”, sin excipientes) para producir una tonelada de salmón, en Chile usaron 732 gramos (droga pura) por cada tonelada producida, es decir, unas 36 MIL VECES MÁS que en Noruega, en la misma empresa, para el mismo producto y el mismo mercado…

En Chile, por cierto, se puede ser 36 mil veces más desquiciado que en Noruega porque en Chile las leyes, los reglamentos, la actuación de los servicios públicos, se han hecho o funcionan para que así ocurra, para que entre el 40 y el 90% de estos antibióticos usados en la salmonicultura “chilena” se pierdan en el medio acuático marino ocupado por salmoneras, en las “aguas interiores” de la pesca artesanal austral, donde quedan disponibles para que sean consumidos por los peces que extrae la pesca artesanal, la única producción orgánica de alimentos que tenía este país.

Y a pesar de que ellos, los salmoneros, escriben las leyes, redactan los Reglamentos, las Resoluciones Exentas y los Decretos Supremos, ponen a los Subsecretarios de Pesca o a los Directores Nacionales de SERNAPESCA, ponen a sus Ex - Gerentes a la cabeza de las Comisiones de Evaluación Ambiental, de todas formas son INCAPACES de respetar lo que ellos mismos han redactado. 

En esta Diapo, marcados con banderas verdes, se muestran algunos de los centros de producción con infracciones a los Reglamentos y Programas de regulación ambiental y/o sanitaria de la industria salmonera, infracciones cursadas por SERNAPESCA y denunciadas a los Tribunales de Justicia de Aysén. Todos estos casos tuvieron fallos CONDENATORIOS de parte de los Tribunales.


 
Las empresas AQUACHILE, LOS FIORDOS, FRIOSUR y SALMONES LINAO (filial de MARINE HARVEST) aparecen como las más infractoras al Reglamento Ambiental para la Acuicultura, al Reglamento Sanitario para la Acuicultura, al “Programa Específico de Vigilancia y Control del virus ISA”, al “Programa de Manejo de Mortalidades”, etcétera, etcétera… No hay Reglamento o Programa que no hayan violado los salmoneros.

Las consecuencias de todas estas infracciones no podía ser otro que el que muestra la DIAPO siguiente
 
 

Entre Hornopirén (Comuna de Hualaihué, X Región) y Capitán Aracena, en la Región de Magallanes, el virus ISA se extendía, a Diciembre del 2011, por sobre 2.300 kilómetros lineales de las aguas interiores de la pesca artesanal, es decir, 100 kilómetros más que en la crisis del virus ISA de los años 2007 y 2008.

La mayoría de los centros afectados por este virus, se encuentran en la Región de Aysén, la Región adonde escaparon los salmoneros para evitar… la contaminación de virus ISA. Se llevaron, simplemente, los peces  y sus infecciones más al sur, sus malas prácticas ambientales, sus malos manejos sanitarios, su explotación laboral…
 
 

              Nada ha cambiado en la Salmonicultura 2.0

 En e  En fecto, preocupados sólo de la producción y estimulados en esta fiebre por la Subsecretaría de Pesca, cuyo dogma es que la producción salmonera sólo está limitada POR EL MERCADO y profetiza una producción de 1,2 millones de toneladas en los próximos años, independientemente de los tamaños y profundidades de los mares, de las corrientes marinas y de la existencia de otras actividades además de la salmonicultura en las aguas interiores, los salmoneros han mantenido sus prácticas de evitar, a cualquier precio, las regulaciones ambientales y sanitarias que incluso se han introducido en la Ley de Pesca y Acuicultura.

Como muestra la DIAPO 14, aunque en la LGPA se ha considerado una “moratoria” para la entrega de nuevas concesiones acuícolas, con el objeto de impedir (teóricamente) un mayor impacto ambiental sobre los sistemas acuáticos y a la espera de procesos de ordenamiento territorial  y de promulgación de reglamentos de regulación de la industria salmonera, la Subsecretaría de Pesca, aprovechándose una vez más de las puertas de salida que siempre se incluyen en las normas que regulan a la salmonicultura, ha mantenido una sobre-explotación de los sistemas marinos para sustentar la especulación financiera que gira en torno a esta industria fracasada.
 
 

Por ejemplo, en el sector de la X Región que se muestra en la DIAPO 15, en Rada Potreros de Cholgo,  operan tres concesiones acuícolas de la empresa alemana VENTISQUEROS, separadas entre sí por apenas unos 100 metros aunque la Ley señala que deben haber 1800 metros entre ellas. En conjunto producían 970 toneladas anuales de salmón hasta Marzo de este año. Hoy, pueden producir 15 mil toneladas de salmón gracias a las ampliaciones de producción aprobadas por esta verdadera “Subsecretaría para la Salmonicultura” en que se ha convertido la SUBPESCA, abusando de la puerta de salida que les dejó la redacción de este Artículo 2º de la ley 20.434 que votaron favorablemente, entre otros, los Senadores que hoy están presentes en esta Sesión.
 
 

En otras palabras, en el mismo espacio físico donde se producían 970 toneladas de salmón, hoy se puede producir 15 veces más. ¿Para qué la “moratoria”, entonces? ¿Para qué los estudios de “capacidad de carga”?

Las leyes permiten, además, que el Estado, a través de sus Servicios que evalúan ambientalmente este tipo de proyectos, haya aprobado que en estos tres centros de VENTISQUEROS se puedan usar HASTA 5 KILOS DE ANTIBIÓTICOS POR CADA TONELADA DE SALMÓN QUE PRODUCEN, es decir, hasta 250 mil veces más que los antibióticos que usa Marine Harvest en Noruega. Esa es la Tasa de consumo de antibióticos que en este y otros casos ha aprobado el Estado.


 Gracias al Estado, a las leyes que tenemos y a los Servicios públicos que tenemos, unas 55 TONELADAS de antibióticos pueden ser descargados como desechos en el medio acuático ocupado, allí donde opera la pesca artesanal de Hualaihué en este sector de las “aguas interiores” australes, como se muestra en la columna más a la izquierda de la Diapositiva 16.

Así opera el Poder Legislativo cuando de la salmonicultura se trata, generando leyes ineficientes dictadas, con seguridad, por los tecnócratas de los servicios públicos dominados por la “mano invisible del Mercado”, tal como están dominados los pescadores artesanales de PRODELMAR y de la CONAPACH, que se retiraron de esta reunión después de hacer una apología del Mercado y de llamarle “ganancia” a los 27 GRAMOS extras de merluza austral que consiguieron en la mesa de Negociación que organizó el Ministro Longueira.

Pero no sólo se hacen leyes a la medida de los intereses de las empresas salmoneras, sino que hasta una nueva matemática se puede conseguir en el Parlamento que integran los Senadores presentes en esta Sesión.

Como ven en la Diapositiva 17, en la Ley de Pesca y Acuicultura vigente modificada en el año 2010 por la Ley 20.434 (la Ley de Privatización del Mar) se señala que la “densidad de cultivo” es la razón entre “la biomasa de peces existentes por área utilizada de estructuras de cultivo”, es decir, para los tecnócratas que redactaron esto y para los Senadores y Diputados que la aprobaron, la “densidad” se ha re- definido como masa partida por metro cuadrado…

 

 
Durante 32 siglos de Historia Universal, la “densidad” de un cuerpo ha sido la razón entre su masa y el volumen que ocupa, es decir, masa partida por metro cúbico u otra unidad de volumen… 32 siglos de Historia Universal no fueron obstáculo para que la “Subsecretaría para la Salmonicultura” inventase una nueva matemática sólo para favorecer a la industria salmonera. Y sobre este insulto al sentido común y a la memoria de Arquímedes, que debe estar revolcándose en su tumba, en las oficinas de SUBPESCA se elaborará el Reglamento que determinará la densidad de cultivo en cada Barrio Salmonero. 

Que Dios nos pille confesados…

Estas son las leyes que aprobaron ustedes, Señores Senadores, en el Parlamento de la República. Esto es impresentable e intolerable y en leyes como estas, hechas así de mal, absurdas y hasta ridículas, deviene la falta de credibilidad en las instituciones públicas y en la indiferencia de la gente hacia lo que ustedes hagan o no hagan en el Parlamento. Esto nunca más debe ocurrir.

Vuestra primera tarea es dejar de escuchar los consejos de los tecnócratas que han dilapidado dos tercios de los recursos pesqueros que administraron durante 10 años, como se señalaba en la exposición de Pablo González, y basarse en dos premisas para ejercer vuestra labor: en el sentido común (que ya perdieron la SUBPESCA y el Ministro que la dirige) y en la búsqueda del bien común. 

De lo contrario, seguirá sucediendo esto que muestra la Diapo 18, que la salmonicultura termine por extinguir hasta el último recurso que queda en las aguas interiores de la pesca artesanal, como la merluza austral, que ahora sale de color naranja por el consumo de alimentos pigmentados que se usan en la Industria Salmonera y que no son digeridos por sus peces enfermos. La pesca artesanal austral, gracias a esta Industria insostenible en todos los aspectos y que acumula fracaso tras fracaso, ya no es capaz de asegurar que lo que produce es sano para los chilenos.
 
 

La pesca artesanal FUE la única producción orgánica de alimentos que existía en el país y sobre la que podían sustentarse todas las teorías acerca de la Seguridad Alimentaria. 

Por ello es que soy y he sido extremadamente crítico con la pesca artesanal austral en el marco de estas discusiones por esta Ley de Pesca que se tramita en el Congreso y que va en contra del sentido común y en contra del bien común.  

No sólo he sido crítico por hechos como este vergonzoso espectáculo que acaban de dar los pescadores de CONAPACH y PRODELMAR que se han retirado de esta reunión después de hablar tanta tontera y de corrido, sino porque para la pesca artesanal austral, es decir, para la producción del 60 a 70% de los productos del mar que consumimos los chilenos, su sobrevivencia depende INDEFECTIBLEMENTE de la erradicación de la Industria Salmonera y aún no he escuchado a organización alguna decirlo con claridad en el marco de tantas discusiones y en la elaboración de tantos documentos. 

La erradicación de la Industria Salmonera también es indispensable para el resto de la pesca artesanal del país, pues los peces que faltan en el mar definitivamente no fueron tragados por las jibias, ni se electrocutaron con la “Corriente del Niño”. Esos peces se convirtieron en alimento para salmones, pues de 5 a 10 kilos de pesca silvestre se usaron para producir un kilo de salmón que se exportó o que fue botado en un vertedero, como hoy está ocurriendo. 

La Industria Salmonera, en suma, induce a la sobre-explotación pesquera que existe desde Arica a Tierra del Fuego y no sólo contamina el medio marino de la pesca artesanal austral, sino que  destruye lo que queda en estas “aguas interiores”, donde la Pesca Industrial no tiene cuotas y sólo va a acceder a los recursos de la pesca artesanal a través de las Leyes “Misceláneas 1 y 2” que permiten el traspaso de los recursos pesqueros de los artesanales hacia el sector Industrial.
 
Esas leyes convertirán a una Cultura de 3 mil años en una fuente de mano de obra barata para la pesca industrial.  Y los pescadores dejarán de ser Hombres Libres a Mar Abierto para convertirse en esclavos del trabajo asalariado… 

Quizás por eso la CONAPACH y PRODELMAR, que aquí celebraron la aprobación de ambas leyes misceláneas, se retiraron de esta reunión: no hay peor esclavo que el que defiende al amo… 

Reitero, al finalizar, mis agradecimientos por el espacio dado para intervenir en esta Sesión sólo por mi condición de chileno, que aspira a que el patrimonio que le pertenece, como también le pertenece a otros 17 millones de chilenos, sea respetado y no esquilmado y destruido, como ha venido ocurriendo.  

El Parlamento tiene ahora, quizás, la última oportunidad de demostrar que es viable seguir creyendo en él. Ni los chilenos ni el mar y sus recursos están disponibles para más decepciones. Esta Ley por aprobarse y otras ya aprobadas por el Parlamento, deben ser rechazadas y modificadas para ceñirse estrictamente a lo que del Parlamento se demanda: que opere en pro del bien común y no de los intereses privados.
 

Héctor Kol

Puerto Montt, Región de Los Lagos
Aguas Interiores de la República

25 de Septiembre de 2012.

 

 

 

 

 

 

viernes, 13 de julio de 2012

DELSALMO-UTI AL SALMO-JALAR

DEL SALMO-UTI AL SALMO -JALAR
Otros “milagros” de la Industria Salmonera

Por Héctor Kol
Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Julio 2012

La Industria Salmonera es una fuente de creatividad. De hecho, es un “invento” desde su origen. JAMÁS se ha demostrado que en Chile se pueden cultivar salmones. Y de hecho…no se puede.

Y para mantenerse a flote, la creatividad de sus promotores ha sido extrema, inventando, por ejemplo, las balsas-jaulas de cobre, mientras en el resto del mundo se hacen esfuerzos desesperados por SACAR el cobre del mar.

A punta de proyectos FONDEF inventaron toda suerte de robots para limpiar redes y sedimentos, calibradores acústicos, centros de investigación de resultados desconocidos e incluso inventaron los “fondos no retornables” con los que la CORFO (la “caja chica” de Salmon-Chile) financiaba la sobrevivencia de la exitosa industria.

Pero su máxima expresión de creatividad, sin dudas y por lejos, ha sido la invención de nuevas especies anádromas que son un aporte al conocimiento científico mundial, que llenaban de estupor las ahora vacías aulas de las carreras de acuicultura y que son ocultadas por la industria sólo por falsa modestia.

Así, la Industria Salmonera se puede considerar, con mucho, más creativa que Coco Legrand  y Alan Parker juntos, como lo demuestra el catálogo de nuevas especies que han tenido origen en el Mar Patagónico chileno que privatizó la Candidata en el Autoexilio, Michelle Bachelet.

He aquí algunas de estas nuevas especies “chilensis”

El “Salmo - UTI”

Por las riberas del Estuario del Reloncaví, especialmente, se disponen los centros de oxigenación como el que muestra la Figura 1.



Son equipos usados para inyectar oxígeno en la columna de agua al interior de las balsas-jaulas salmoneras mientras el salmón es alimentado. En efecto, sin ese suministro artificial de oxígeno, el salmón moriría al comer, pues no existe en el medio acuático suficiente oxígeno disuelto para mantenerlo vivo.

Se trata, simplemente, de que la Industria Salmonera inventó el primer pescado que se ahoga, el Salmón UTI, primera víctima de la descomposición de materia orgánica generada por él mismo y que se deposita en el sedimento marino, consumiendo el oxígeno disuelto en el agua del  lugar donde permanece encerrado. Sin la provisión artificial de oxígeno, después de alimentarlos habría que hacerles masajes cardíacos.

En años anteriores, la leyenda dice que se recurrió a Patricia Maldonado para eventos de respiración boca a boca a salmones en estado de asfixia, pero se extravió demasiada producción, casi arruinando (otra vez) a la “exitosa” Industria salmonera. Patricia Maldonado, entre paréntesis, subió de peso…


El Salmo - Cartesiano

Esta especie de salmón chileno es un pescado plano, que en el espacio ocupa sólo las dimensiones “x” e “y” y que responde a las exigencias del Estado chileno respecto al tipo de patente acuícola que pagan las salmoneras: por metros cuadrados.

Efectivamente, mientras cualquier chileno y ciudadano del mundo paga el agua que ocupa en metros cúbicos, los “exitosos” sólo pagan la superficie de sus concesiones acuícolas, es decir, un plano.

Por ello se inventó este salmón, que ocupa las dimensiones cartesianas y no las cúbicas, para evitar escándalos y exigencias de igualdad ante la Ley que podría elevar cualquier desubicado que no se ha dado cuenta en la clase de país que habita, donde Longueira es Ministro, Moreira Diputado y Zoila Bustamante es Presidenta de la CONAPACH…

En síntesis, los salmoneros sólo pagan el agua de “encimita”, equivalente a que usted, lector chileno, solo pague el agua que moja las paredes de la cañería que usa. Una ridiculez así, por supuesto, sólo es posible en un Estado Salmonero como el que supervisan Escalona y Horvath al sur del paralelo 42°, Latitud Sur…

NOTA: El Salmo-cartesiano no se vende por toneladas ni fileteado, sino que en resmas, en tamaño oficio o en tamaño carta.

El Salmo - GOPE

Corresponde al salmón que aparece en la Figura 2, víctima del SRS y que le deja como un pescado que tuvo la mala fortuna de encontrarse con el GOPE de Carabineros en una recuperación territorial mapuche. Sin Ley Hinzpeter de por medio, el Salmo-GOPE queda así…



Esto es lo que se comen los Chinos y los Brasileños cuando comen salmón chileno.

Es nuestra venganza patriótica por tanto producto tóxico que nos venden los Chinos  y por la Central Termoeléctrica Castilla que promovió “Lula” da Silva en la Quinta Región.

Es lo único “patriótico” que han hecho los salmoneros en Chile: hacer comer ESTO a los Chinos y Brasileños….

Se lo merecen. Debiéramos agregarle una copia del video “Pinochet” y un CD de Arjona para completar el castigo.


El Salmo - Ley del Talión

Es un salmón como el de la Figura 3, lleno de piojos de mar que le devoran lentamente devolviendo golpe por golpe lo que los salmoneros han hecho en el Mar Austral chileno. Ojo por Piojo…diente por diente…



Para combatir este castigo de la Naturaleza, los salmoneros han recurrido a la DELTAMETRINA, a la CIPERMETRINA, a la FORMALINA y no descartan el uso del clásico “peine de acero” y los baños con vinagre. Todo ello, con el gentil auspicio de la DIRECTEMAR y de SERNAPESCA.

Se espera que la Refinería de Huachipato done los correspondientes peines, así como CODELCO-Chile donó las balsas-jaulas de cobre, mientras que los chinos aportarían con las “manitos rascadoras” de plástico para que el salmón piojento alivie sus penurias.

Las modificaciones genéticas que acompañan al desarrollo de la salmonicultura mundial, generarían prontamente un salmón con al menos una mano para que agarre el adminículo rascador. Dadas las características de la industria salmonera, esta mano sería la derecha…

Para facilitar la llegada de “manitos rascadoras” (derechas) se firmaría OTRO Acuerdo Comercial con el Estado Chino, donde, para variar, los únicos contentos serían los economistas y el PC Chino, mientras el resto de los chilenos saldríamos perjudicados.

El salmo – cilina

La creación clásica del alma mater de César Barros, que en La Polar descanse…

Es un salmón producto de la alquimia y de la combinación de cantidades exorbitantes de antibióticos. Cada tonelada de este salmón se produce hasta con 5 KILOS de antibióticos, mientras que los subdesarrollados noruegos usan apenas 0,02 GRAMOS de medicamentos por tonelada de salmón.

Se dice que los pellets con que se alimenta al salmo – cilina son cápsulas de antibióticos recubiertas de harina de pescado.

Un convenio especial entre el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y los más prestigiosos laboratorios farmacéuticos del mundo, permiten el uso de tan elevada y exitosa medicación en la salmonicultura chilena. En el convenio, el SAG se compromete a mirar para el lado y actúa como la Geisha Anita Alvarado: dice SI todo el rato, como muestra la Figura 4.




Los bio-ensayos para probar la inocuidad de los medicamentos se realizan en las suegras de los funcionarios del SAG. Se dice que el autor de este artículo anda ofreciendo a una ex - suegra que vive en Calbuco para que le hagan lo  mismo… pero sin anestesia.

El salmo-cilina garantiza una larga vida sin resfríos a sus consumidores y un pasar rápido por los servicios asistenciales. No hay remedio ni dosis que supere a lo que han adquirido junto al delicioso compuesto naranja que se tragaron.


El Salmo-Jalar

La última y más secreta creación de la exitosa y resucitada Industria Salmonera, muy inconvenientemente funada por el artículo del Diario “El Llanquihue” que aparece en la siguiente Figura 5.



Se trata de un salmón que se transporta en un doble fondo de los containers, debajo de las alas de los aviones y en las llantas de los camiones.

En lugar del clásico y artificial color naranja de su carne, esta variedad es en polvo y de color blanco. No se masca, sino que se aspira y para hacer un “cancato” con él, se le debe espolvorear queso rayado encima.

Otra novedad del producto es que va envuelto en papelillos y se vende por gramos, lo que da cuenta de su exclusividad. Al adquirirlo, se debe evitar que se lo pesen en una de las balanzas que ocupan las Consultoras que trabajan con la pesca artesanal…

Para los sistemas circulatorios más refinados, el salmo-jalar va acompañado de una jeringa y un librito, que publica la prensa salmonera nacional, con versiones inverosímiles de cómo llegó a meterse en un container de doble fondo. Se esperan versiones acerca de lo relativo a las alas de los aviones y a las llantas de los camiones, todas ellas auspiciadas por el Cartel de los Zetas…

Para producciones menos refinadas de salmo-jalar, destinadas a un público distinto al ABC1, la jeringa se remplaza por un tubo de lápiz BIC vacío, lo que da cuenta de la Responsabilidad Social de la industria.

Como ven, estimados lectores, mucho más podemos esperar de tan creativa, exitosa y resucitada industria.

Fuentes consultadas señalan que los salmoneros tienen en carpeta la creación del salmón con hombros y el salmón que le entra agua en los ojos, que asegurarían millonarias ventas y producciones como las que promueve el salmonídeo Subsecretario de Pesca, nacido y criado en una balsa-jaula de Coyhaique: UN MILLÓN DE TONELADAS/AÑO de producto tóxico que flota en nuestro privatizado Mar Patagónico.

Ante estas innovaciones de la Industria, la Bancada Salmonera, en ambas Cámaras de la más desprestigiada institución del Estado, se frota las manos. De estas nuevas creaciones salmoneras dependerá que el perno que los mantiene en sus sillones parlamentarios, siga ajustado, mientras preparan otro show por el aumento del sueldo mísero.

Héctor Kol
Patagonia Chilena
Sin Represas… Sin Salmoneras
13 de Julio, 2012.








viernes, 1 de junio de 2012

SALMONICULTURA CHILENA: LA AGONÍA 2.0

Primera Parte: El milagro no existe

Por Héctor Kol
Para sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Mayo 2012

A través de los medios de incomunicación de masas más reputados, incluso por CNN-Chile, la industria salmonera sobreviviente de la crisis del virus ISA del 2007-2008 ha estado promocionando su “resurgimiento”, su “resurrección”, su retorno “desde las cenizas”… su propio milagro.

Nada más ajeno a la realidad.

La Industria salmonera, una vez más y tal como ha ocurrido en los últimos 15 de sus 22 años de existencia, se debate entre la vida y la muerte producto de su incapacidad para controlar las enfermedades que atacan a sus maltratados peces, hacinados en un ambiente acuático donde jamás se ha probado aptitud para la producción de salmones… JAMÁS.

Así, a las condiciones naturales adversas para la salmonicultura que existen en los mares australes (¿hay alguna duda sobre ello?) se suma la incapacidad de los servicios públicos y del Parlamento para generar leyes y reglamentos útiles para una gestión ambiental y sanitaria siquiera razonable de la Industria Salmonera. Los servicios públicos han sido incapaces de hacer cumplir, siquiera, aquellas normas inútiles que la propia industria salmonera genera a través de su red de influencias encabezada por el Eco-Senador Horvath en el Congreso Nacional o de los ex funcionarios de Salmon-Chile que ahora cumplen funciones de ordenamiento territorial o de fiscalización en los servicios públicos con competencia en las actividades acuícolas.

La Ex COREMA de Aysén, hoy Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) inspecciona POR ENCUESTAS a los centros salmoneros, es decir, envían un cuestionario (“Cuestionario de Seguimiento Ambiental”) que llenan los propios jefes de centro; las faltas descubiertas por los Comités Operativos de Fiscalización (COF) integrados por los servicios públicos más la Armada de Chile, sancionan con AMONESTACIONES las ocupaciones ilegales de agua, la falta de recintos para que vivan los trabajadores de los centros, la ausencia de plantas de tratamiento de aguas servidas en los pontones flotantes, las acumulaciones de mortalidades sobre los pasillos de las balsas-jaulas.

SERNAPESCA, en las tres regiones australes, sigue siendo un servicio que no posee embarcaciones propias para efectuar sus labores y debe “programar” con las propias empresas salmoneras sus visitas a los centros de producción. SERNAPESCA es el típico caso del árbitro sin pito.

Y el resultado de todas estas prácticas tenía que ser el esperado: hoy, existe MAS superficie de mar contaminada con virus ISA que en los años 2007 y 2008 y el Síndrome Rickettsial del Salmón (SRS) se ha convertido en una patología aún más aguda y mortífera que el propio virus ISA, a pesar de que se ha permitido el uso de productos cada vez más mortíferos para el ambiente acuático, como las balsas-jaulas de cobre que no sólo son bactericidas, sino BIO-CIDAS y desinfectantes como el VIRKON-S, que su propio fabricante califica como “nocivo para organismos acuáticos” (Figura 1)


El criollo Caligus sp, que hizo de la industria salmonera una industria piojenta, mantiene al “chiche” de los Gobiernos de la Concertación en esa condición: la salmonicultura chilena sigue siendo una industria piojenta, obligando al cierre de sectores por caligidosis (es decir, exceso de piojos) en los barrios salmoneros del borde costero de la Isla Grande de Chiloé.

En síntesis, no hay tal “milagro de la resurrección” de la Industria salmonera. Lo que efectivamente hay, es especulación financiera, la creación de un nuevo negocio inmobiliario (el de la compra-venta de concesiones acuícolas) y la precarización del empleo en la industria salmonera.

Hoy, los trabajadores salmoneros están en condiciones PEORES que antes de la crisis del ISA, trabajando “a trato” y sin sindicatos o Federaciones que defiendan sus derechos laborales y humanos. En el terreno laboral, el “milagro” salmonero se sustenta en el trabajador salmonero “temporero”, sin derechos, siquiera, a participar de los simulacros ante un eventual Tsunami, como el organizado en el año 2011 en Quellón, donde los únicos que no paralizaron sus faenas para este ensayo de sobrevivencia fueron las plantas de proceso de salmones, ubicadas TODAS en el borde costero de la comuna de Quellón.

Un filete de salmón sigue siendo, para los empresarios salmoneros y para los servicios públicos (para el Estado chileno, en definitiva) más importante que la vida humana y mucho más importante que un ambiente acuático por el que los salmoneros siguen pagando 20 pesos chilenos por metro cuadrado al año y que ahora pueden hipotecar gracias a la generosidad de la Ex Presidenta Bachelet.

Los hechos…los porfiados hechos

La Figura 2 a continuación no es la imagen de un salmón víctima del GOPE de Carabineros, sino un salmón atlántico (Salmo salar) afectado por SRS, que fue producido en Chile en plena resurrección de la industria. Esta es la condición en que se encuentran los peces de decenas de centros de la “milagrosa” industria, tal como este ejemplar muestreado en la Región de Los Lagos en el año 2011. Cuando los brasileños y los chinos comen salmón chileno… ESTO es lo que se comen…

El SRS, a diferencia del ISA, es una patología bacteriana, que no sólo ha atacado a los salmones, sino a todo el ambiente ocupado por el “milagro” austral. En efecto, imposibilitados de detener la enfermedad a través de prácticas sanitarias racionales, como se mostrará más adelante, la milagrosa industria ha recurrido a la obtención de autorizaciones para ocupar cantidades impresionantes de antibióticos como fórmula de combate a la enfermedad.

Así, en el sector Rada Potreros de Cholgo, en la Comuna de Hualaihué (X R) la empresa salmonera alemana VENTISQUEROS S.A. ha conseguido que para su producción de 15 mil toneladas de salmón a obtener tres concesiones separadas entre sí por apenas 90 y 140 metros (Figura 3) el Servicio de Evaluación Ambiental de la Región de Los Lagos (SEA – Los Lagos) emitiera Resoluciones de Calificación Ambiental que habilita a esta empresa a usar hasta 5 KILOS de antibióticos como droga pura por cada tonelada de salmón producida en cada una de sus concesiones.

El suministro de antibióticos por vía “oral” (a través del alimento entregado a los peces) alcanzaría a 75 TONELADAS de antibióticos (como droga pura) por ciclo productivo en los tres centros de producción en conjunto, según cálculos del Programa Marino de la Fundación Pumalín (Figura 4). De estas, 55 TONELADAS serían descargadas al medio acuático ocupado, con consecuencias ambientales y especialmente sobre la salud humana que ni al SEA-Los Lagos ni a la empresa VENTISQUEROS les importó evaluar. No hay normas que la obliguen a ello. La locura, en este “milagroso” país, no está normada…

Así como el SRS, el virus de la anemia infecciosa del salmón (ISA) no ha dejado de presentarse en decenas de centros de la Industria Salmonera en Chile, generando mortalidades y obligando a cosechas anticipadas. Los indicadores de mortalidades nuevamente se han disparado por la gestión ambiental y sanitaria deficiente de las empresas salmoneras. a pesar del “milagro” y del siempre optimista discurso de la agencia publicitaria Salmon-Chile:

“Hemos visto un cambio en la tendencia de algunos indicadores, especialmente en lo que se refiere a mortalidad. La mortalidad mensual registrada en los primeros meses del año era superior a los dos dígitos, cercana al 12 o al 13%. Y eso cambió significativamente durante el mes de agosto, que es el último dato que nosotros registramos. La industria registra una mortalidad menor al 1% mensual. Y eso es una muy buena noticia”

Carlos Odebret, Gerente General Salmon-Chile. Revista Mundo Acuícola, Octubre 19, 2009.

Dos años después, las mortalidades volvieron a sus magnitudes de dos dígitos. Habían “resucitado”, también, los piojos, las bacterias y los virus. En sus distintas cepas, el Servicio Nacional de Pesca señaló en diciembre del 2011, en carta respuesta a Juan Carlos Navea, representante de la Comisión Nacional de Pesca en Aysén, que más de 60 centros de engorda de salmónidos se encontraban afectados por el virus ISA entre Hornopirén (X R) y Capitán Aracena (XII R) como muestra la Figura 5. Es decir, unos 2300 kilómetros lineales de Mar Austral chileno siguen contaminados por un virus que introdujo la milagrosa industria.




Más aún, como muestra el mapa a la derecha de la Figura 4, la mayoría de estos centros con presencia del virus ISA se encuentran en la Región de Aysén, la Región adonde emigró la Industria Salmonera, en un éxodo iniciado en el 2007, para emplazarse en aguas libres del virus.

Y cómo reafirmación del dicho popular “en todas partes se cuecen habas”, la empresa con mayor número de centros salmoneros afectados por virus ISA en la Región de Aysén es LOS FIORDOS, filial de AGROSUPER, la misma propietaria del foco infeccioso que se instaló en Freirina (III R) donde los cerdos estaban en condiciones aún más aceptables que las que deben enfrentar sus salmones en los canales australes.

Ese es el resultado neto de la gestión del Zar de las Ictiopatologías, Felipe Sandoval, cuando comandó (antes de ingresar a la planta funcionaria de AQUACHILE) la Mesa del Salmón que generó las medidas administrativas y los nuevos reglamentos sanitarios que impedirían que se produjera lo que los mapas de la Figura 4 muestran. Simplemente, el virus ISA no es susceptible al tráfico de influencias ni respeta los límites “geométricamente armónicos” de los llamados Barrios Salmoneros.

Sin embargo, no es sanitario el problema que sigue afectando a la industria salmonera, sino que su principal problema es FINANCIERO. Las medidas sanitarias pos-ISA fueron impuestas por la Banca privada, con criterio bancario y sustentado en un informe económico: el informe de Claro y Asociados. El que sean los abogados y los economistas los planificadores de la salmonicultura en Chile, es otra fuente de la situación penosa del Último Mito Chilote. Ni el Capitalismo Globalizado fue capaz de resistir los “aciertos” de los economistas… Mucho menos lo iba a hacer una Industria que debiera ser el símbolo del maltrato animal y un museo abierto para los estudiosos de cómo NO se deben hacer las cosas.

Pero a diferencia del año 2007, cuando las salmoneras no tenían NADA con qué responder a las deudas contraídas con la Banca Privada, porque TODO lo debían, hoy responderán a la quiebra con las concesiones acuícolas que operan. Ese es el Plan Maestro diseñado a fines del año 2007 para “salvar” a la salmonicultura chilena y esa es la razón por la que una industria sepultada por todas las plagas de Egipto y más, sigue solicitando concesiones acuícolas y mantiene sus infecciones dispersas por los canales y fiordos australes. Ese será el tema de la Segunda parte de esta serie.

Héctor Kol
Patagonia sin represas… sin salmoneras
Mayo 2012.

lunes, 2 de abril de 2012

AYSÉN : LA DERECHA REBELDE II

Una Rebelión al servicio de la Salmonicultura

Por Héctor Kol
Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Abril, 2012

El 23 de Diciembre del año 2009, la empresa pesquera GRANEROS S.A., representada por Manuel Arriagada Ossa y Fernando Errázuriz, suscribieron un contrato de “suministro de recursos hidrobiológicos” con el pescador artesanal de Puerto Aysén que identificaremos como “el armador”, propietario de una sola embarcación y con registro en Puerto Aysén.

Mediante este contrato, el “armador” se comprometió a entregar a GRANEROS S.A. todo lo que pescará su única nave (o sus eventuales futuras naves) durante los próximos 25 AÑOS, es decir, hasta el año 2034…

GRANEROS S.A. tiene por giro la comercialización de proteínas y aceites, pero en el mismo contrato se señala que su principal actividad es la producción de harina y aceite de pescado.

En efecto, GRANEROS S.A. es una filial de PACIFIC STAR, empresa salmonera con un amplio prontuario ambiental y una colección de faltas a las normas laborales que, como todas las demás empresas salmoneras del planeta, pertenece al rubro que induce a la sobre-explotación pesquera y por consecuencia, a la pérdida de seguridad alimentaria para toda la humanidad.

Ossa y Errázuriz, a través de este y otros contratos similares, buscan asegurar que este pescador sea la herramienta de acceso de PACIFIC STAR (y del resto de la industria salmonera) a las cuotas de pesca aún en poder de la pesca artesanal. Así, en el contrato se señala lo siguiente:

“ Por el presente acto e instrumento el armador se obliga a realizar actividades pesqueras extractivas en zonas marítimas autorizadas, dedicando la totalidad de las embarcaciones que actualmente integran O SE INCORPOREN EN EL FUTURO A SU FLOTA PESQUERA, a la captura de los recursos hidrobiológicos.

Para los efectos de este contrato se entenderán como recursos hidrobiológicos los siguientes: SARDINA, ANCHOVETA, JUREL, SARDINA AUSTRAL O SPRATUS o en general DE CUALQUIER ESPECIE QUE SE ENCUENTRE AUTORIZADA Y QUE PUEDAN SER REDUCIDOS EN HARINA O ACEITE POR GRANERO S.A.”

Es decir, gracias a la firma de este contrato, durante 25 años “el armador” va a destinar especies aptas para el consumo humano a la fabricación de harina y aceite de pescado para alimentar salmones, transformándose así en otro esclavo dentro de la industria salmonera, un esclavo al que no se le dará salario, ni uniformes, ni alimentación, ni seguridad social, porque después de la firma de este contrato, seguirá siendo pescador artesanal… pero ahora con un dueño.

La libertad del armador se pierde totalmente a través de este contrato, que en su tercer acápite, señala explícitamente que “el suministro convenido tiene el carácter de exclusivo a favor de GRANERO S.A., obligándose el armador A NO ENTREGAR O PONER A DISPOSICION DE TERCEROS, BAJO CUALQUIER FORMA O MODALIDAD, DIRECTA O INDIRECTAMENTE, VOLUMEN ALGUNO DE LA PESCA OBTENIDA POR TODAS Y CADA UNA DE LAS EMBARCACIONES QUE INTEGRAN SU FLOTA PESQUERA…”

En consecuencia, el armador, ahora esclavo sin salario y sin derecho a disponer de sus propias naves, por un cuarto de siglo sólo podrá destinar su fuerza de trabajo en favor de GRANEROS S.A., es decir, en favor de la empresa salmonera PACIFIC STAR.

Y si el pescador reconsiderara la situación y quisiera recuperar su libertad, debe comunicarlo a GRANEROS S.A. con 4 MESES de anticipación y aún así no podría disponer de su propia pesca, pues así se ha comprometido a través de este contrato:

“PLAZO DEL CONTRATO Y OPCION PREFERENTE: El presente contrato comenzará a regir el día de la suscripción del presente instrumento Y DURARÁ 25 AÑOS, a cuyo término SE RENOVARÁ AUTOMÁTICAMENTE POR PERIODOS IGUALES Y SUCESIVOS DE 15 AÑOS CADA UNO a menos que cualquiera de las partes diera aviso mediante carta certificada su intención de ponerle término a lo menos con 120 días de anticipación a la fecha de vencimiento del contrato o cada una de sus prórrogas. Con todo, el armador dará a GRANEROS S.A. la opción preferente para renovarlo bajo las condiciones que en dicha oportunidad se convengan (…) Por lo tanto, vencido este contrato y cada una de sus prórrogas GRANEROS tendrá siempre el DERECHO PREFERENTE a continuar adquiriendo la pesca bajo dichas condiciones”.

Cinco meses antes, el Diario de Aysén publicaba en su edición del día 17 de Julio de 2009 la feliz noticia de un proyecto financiado por SERCOTEC (es decir, por todos los chilenos) para fortalecer una alianza entre la pesca artesanal de Aysén representada por CORFAPA A.G. y GRANEROS S.A., para equipar a las embarcaciones de esta “organización de pescadores artesanales” para la captura de sardina austral. A través de este contrato, CORFAPA A.G. y GRANEROS S.A. se hicieron socios…
El proyecto, denominado “Explotación y Comercialización Asociada de Pequeños Pelágicos en la Región de Aysén” era la segunda etapa de un plan de explotación de la sardina austral para destinarla a la fabricación de harina y aceite de pescado. La primera etapa correspondió a una “pesca de investigación” más tarde declarada ILEGAL por la Contraloría General de la República.

El celebrado proyecto de SERCOTEC, por 180 millones de pesos, de los cuales sólo el 20% eran puestos por la empresa (el resto, obviamente, lo pagamos todos) era así fundamentado por el “intelectual” aisenino y Presidente de CORFAPA, Iván Fuentes:

“La palabra fundamental para la pesca artesanal hoy en día es la diversificación, y uno de los recursos precisamente es la Sardina Austral, al igual que otros que tenemos en carpeta”

Esta vez, el contrato para que los pescadores artesanales se transformaran en esclavos sin renta de la industria salmonera, no fue directo, sino que mediatizado por el estatal Servicio de Cooperación Técnica (SERCOTEC) y respaldado por el que asumiría más tarde el rol de Presidente de la auto-designada Mesa Social de Aysén, conductora de una Rebelión derechista que entre sus objetivos tenía, como ya lo expuse en LA DERECHA REBELDE I, la desaparición de la pesca artesanal.

Ya los contratos estaban firmados, ya los proyectos estaban aprobados. La pesca artesanal no era necesaria y por ello la propuesta de la Mesa Social encabezada por Iván Fuentes (¿o GRANEROS S.A?) aspiraba al traspaso del 100% de las cuotas de pesca artesanales hacia el sector industrial.

Así, el encabezado del punto 7 de las 11 demandas de la auto-designada Mesa Social de Aysén resulta ridículo a la luz del contrato que GRANEROS S.A. celebró con un pescador artesanal también de Aysén, dos días antes de la Navidad del 2009:

“7.- EMPODERAMIENTO DE LA PESCA ARTESANAL REGIONAL: cuota real según la cantidad y calidad de los recursos en el territorio regional, fiscalización real, DIVERSIFICACIÓN PRODUCTIVA y valoración de estos, áreas de manejo con parcelas familiares y RESPETAR LOS DERECHOS DE LOS 3.000 PESCADORES ARTESANALES, entre otras exigencias”

(Propuestas Mesa Social por la Región de Aysén, Página 8)

¿Empoderamiento en qué?... ¿Diversificar qué?.. ¿la sardina apta para el consumo humano “diversificada” a harina de pescado y luego a harina de pescado “Premium”?...¿Parcelas familiares dónde?…¿encima o debajo de los Barrios Salmoneros? ¿Cuáles “derechos”, si hasta las nuevas lanchas de este pescador artesanal que he llamado “armador” serán para el uso exclusivo de GRANEROS S.A. durante 25 años y más?

Y en cuanto a la “valoración” de la producción de la pesca artesanal de Aysén, los pescadores artesanales entregan, a empresas como GRANEROS S.A., la tonelada de sardinas a un precio de entre 37 mil y 54 mil pesos, es decir, ENTRE 37 Y 54 PESOS EL KILO de este pescado apto para el consumo humano.

Oreja y rabo, además, para la Industria salmonera durante el desarrollo del show montado en Santiago, con 15 miembros de la Mesa Social auto-designada (entre ellos, una alcaldesa y 4 concejales en campaña de re-elección) desfilando hacia La Moneda.

En esos “rebeldes” días, el parlamento chileno despachó las leyes y reglamentos que faltaban para asegurar la expansión salmonera y el proceso de Privatización del Mar. El Diputado Recondo (UDI) y el Eco-Senador Horvath anunciaban el envío y aprobación de proyectos de ordenamiento territorial para las concesiones acuícolas que NINGÚN pescador artesanal conoció, ni siquiera los “intelectuales” que desfilaron en La Moneda. El Eco-Senador y gurú de la Mesa Social desfilaba, ¡cómo no!, solo DESPUÉS de hacer su trabajo: legislar a favor de la Industria Salmonera…

El 30 de Marzo, Fis.com anunció que 174 nuevas concesiones para salmonicultura se habían solicitado en la Región de Aysén, las primeras de un total de 900 que están en las carpetas de este nuevo negocio inmobiliario: la venta de concesiones acuícolas, la venta del mar donde opera, desde hace milenios, la pesca artesanal.

En definitiva, la Mesa Social de Aysén nunca tuvo otro propósito que el de asegurar los recursos artesanales para la pesca industrial y de allí a las salmoneras, además de tender una cortina de humo frente al real y mayor problema que tiene la Cultura de los Hombres Libres: la existencia de una industria tóxica e incompatible con la propia pesca artesanal que se adueñó, Horvath y Camilo Escalona mediantes, de los canales y fiordos australes.

La pesca artesanal de Aysén terminó por descolgarse de la Mesa Social derechista que manipuló una movilización iniciada precisamente por la pesca artesanal y que cambió 40 días de rebelión y decenas de heridos… por 4 metros cúbicos de leña y un mall en Puerto Aysén.

El resto de las demandas, sólo eran la carnada para que toda una Región mordiera el anzuelo.

Pero probablemente este descuelgue de la pesca artesanal aisenina sea una reacción tardía, cuando el agua le ha llegado por encima de la línea de flotación y los contratos, como el que inicia este artículo, ya están firmados. La pérdida total del espacio marítimo era un proceso avanzado aún antes del “intelectual” Iván Fuentes como vocero de la Derecha Rebelde, precisamente porque el “vocero” y socio de GRANEROS S.A. había participado activamente a favor de esa expansión, poniendo lo mejor de su intelecto en el esfuerzo.

Los resultados de la “Rebelión” de Aysén no merecen más comentarios. Cada Región tiene a los Iván Fuentes y a los Horvath que se merece (más al norte, son Senadores Camilo Escalona y Frei Ruiz-Tagle) pero esos resultados alcanzados en un “Histórico Acuerdo” tras 40 días de resistencia a la represión, deben servir de enseñanza para todos los que políticamente se sostienen en meras consignas, hacen gárgaras con la “unidad” y terminan dejando la puerta abierta para que se instalen, en las organizaciones sociales, los “Guatones Romo” de última generación para conducir “a las masas”.

Hace falta mucho más que consignas para detener a un sistema que ha demostrado ser capaz, incluso, de conducir rebeldías y de seguir “repartiendo leña” en medio de las celebraciones.

Y hace falta, por cierto que si, una pesca artesanal con su propia Rebelión, que la sacuda de los Cáligus que se instalaron en sus sindicatos, Federaciones y Confederaciones, como los “intelectuales” de Aysén. Una Rebelión que lleve a la pesca artesanal a recuperar los peces que le quitó Ricardo Lagos en el año 2002, el Mar que les quitó Michelle Bachelet en el 2010 … y también la confianza y admiración que en esa cultura teníamos.

En esa rebelión, la de los hombres libres y a mar abierto luchando por recuperar lo que se les robó, por supuesto que estaremos… y con todo nuestro “intelecto”.


Héctor Kol
Patagonia Chilena Sin Represas… Sin Salmoneras
Abril, 2012.